1:47 HS.

La penumbra de Tijuana

es una hiena herida

que sangra la frontera,

camino por la calle

Coahuila, entre charcos

que brillan a ratos,

y al andar

me topa un coyote que ofrece una línea de soda,

o crack, o unas niñas, todo en dólar,

mientras,

las paraditas en el quicio de la noche

son el hambre y frío

en espera de su cliente.

Doy un trago a mi cerveza y la calle es un antro

y cada puerta es un table

y a unos pasos

en el Hong Kong

disfruto un paraíso

de consumo mínimo.

Dentro, ellas bailan desnudas sobre la pista,

bañadas en crema batida

sus lenguas se exploran,

y el griterío de gringos que nunca faltan

incendian el lugar con las divisas,

Ahora una le lame el coño a la morena,

el turista se toma la foto instantánea para el recuerdo

besándole las tetas a una rubia,

Madonna canta algo que no recuerdo

y la gringa que bebe a mi lado con sus amigos

se desviste para iniciar el mejor trío sobre la pista,

doy otro trago

a otra cerveza,

y pienso, dios,

cómo pude perderme de esto antes.

   *FABIÁN MUÑOZ*

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s


%d blogueiros gostam disto: